¿Cuál es la razón de los berrinches y las crisis? Entenderlos es el primer paso para reducirlos.


Los berrinches o pataletas y las crisis están entre los más grandes retos de la crianza. Son difíciles de entender, difíciles de prevenir, y aún más difíciles para responder a ellos de manera efectiva cuando están sucediendo. Y cuando ocurren con frecuencia, los berrinches pueden convertirse en un gran problema para el niño, no solo para los atormentados padres que los enfrentan.

Diferencia entre un berrinche y crisis emocional

Aunque no existe un termino clínico “Berrinche” se utiliza comúnmente para describir un estallido ligero emocional, durante el cual un niño todavía mantiene algún tipo de medida de control sobre su comportamiento y su entorno. Un punto de diferencia es que un berrinche su duración es de poco tiempo. Por ejemplo, se encuentra jugando el niño solo y esta aprendiendo a pegarle a la pelota, puede frustrarse, aventar la pelota pero al poco tiempo regresa por ella y sigue intentándolo. Es decir se enoja y se contenta rápido.

Aquí es muy importante que los padres no violenten al niño con gritos y golpes de “No avientes la pelotaaaaaa” eso genera que el berrinche se prolongue y el niño escale su reacción a golpes (golpearse a él mismo o al padre) .

¿Cómo reaccionar ante estos berrinches? La respuesta es con calma. Cuando el niño aviente la pelota, un gesto de asombro por parte de los padres es suficiente, para que el niño desvié la atención hacia los padres en lugar de la pelota. Una vez que se tenga la atención del niño, no centrarse en el acto de aventar la pelota es la clave, enfocarse siempre en el acto anterior que detonó que el niño aventara la pelota. Acercarnos al niño, establecer contacto visual, validar su emoción “Si hijo, enoja mucho cuando estamos aprendiendo cosas nuevas”, acompañarlo a hacerlo de nuevo, “ Hijo, intentémoslo juntos y si no sale respiremos en lugar de aventar cosas” y ofrecerle a través de la experiencia una nueva manera de gestionar su frustración.

En una crisis emocional, el niño pierde control tan completamente que el comportamiento solo se detiene cuando él se cansa a sí mismo y/o el padre o la madre es capaz de calmarlo. Las crisis emocionales son indicadores de que el niño tiene acumuladas muchas emociones y no ha habido un adulto que lo acompañe a autorregularse.

Ya sea ligero o severo, las pataletas y las crisis son síntomas de que un niño está teniendo dificultades con emociones que no puede regular.

Recordemos que los niños aprenden a autorregularse a través de los padres. La autorregulación de los niños no ocurre en soledad. El niño necesita del acompañamiento de un adulto en calma para transformar cada una de sus emociones y así autorregularse por el mismo en una edad adulta.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017 Sadhak Yoga - Yogi Minds for Kids
Diseño web/ Web design: Factoria Creativa

info@yogimindsforkids.com